Articulación rodilla


Articulación rodilla: La rodilla es la articulación más expuesta y menos protegida contra las lesiones mecánicas, razón por la cual experimenta numerosos traumatismos. La articulación de la rodilla une 3 huesos, el fémur a la tibia y la rotula, de modo que por su especial construcción reviste una importancia medular en el proceso de marcha, carrera y salto. La rodilla es una articulación dotada de un solo sentido de libertad de movimiento: la flexión-extensión, aunque de manera accesoria posee un segundo sentido de libertad: la rotación sobre el eje longitudinal de la pierna, que solo aparece cuando la rodilla ha sido flexionada. Dolor de las articulaciones de las rodillas.

Puntuación de los usuarios:

Valoración 9.2 9.2 basado en 83 opiniones

rodillas


Dolor articulación rodilla


  • Articulación rodilla: ¿Qué es la rodilla?


    La rodilla constituye uno de los ejes más complejos del cuerpo humano, debido a su diseño. Esencialmente es una articulación dotada de un solo sentido de movimiento: la flexión- extensión; pero de manera accesoria posee un segundo sentido de libertad: la rotación sobre el eje longitudinal de la pierna, que solo aparece cuando la rodilla esta flexionada. Con todo lo anterior, la rodilla consigue 2 objetivos básicos: amplia libertad de movimientos y total estabilidad, sobre todo en extensión completa, posición en la que soporta grandes presiones, debidas al peso del cuerpo y la longitud de los brazos de palanca. Alcanza una gran movilidad a partir de cierto Angulo de flexión, muy necesaria en la carrera y para orientar óptimamente el pie en relación con las irregularidades del terreno.

    Rodilla: Características de la articulación de rodilla


    Rótula: Hueso corto, se ubica en la cara anterior de la rodilla y está articulado en su cara posterior (figura de la derecha) con la tróclea del fémur (art. Femoro rotuliana o femoro patelar). Funciona como una polea móvil y permite la flexión y la extensión de la rodilla.

    Tibia: Hueso largo; en la posición anatómica es el hueso mas interno de la pierna. Soporta la mayor cantidad del peso, tiene articulaciones con el peroné pero son inmóviles. Por arriba, los platillos tibiales articulan con los cóndilos del fémur, por debajo, su borde inferior toma contacto con los huesos del pie, formando la articulación del tobillo (art. Tibio peroneo astragalina). Posee un maléolo interno o tibial y en su cara anterior se ubica la tuberosidad anterior de la tibia (T.A.T.), lugar de inserción del tendón rotuliano.

    Peroné: Hueso largo, es el más externo en la posición anatómica. Posee una cabeza que sirve de inserción muscular. En su extremo inferior posee un maléolo externo o peronéo, y su borde inferior participa en la articulación del tobillo.

    Fémur: la parte distal es una superficie ancha y voluminosa, acaba formando una superficie convexa recubierta de cartílago. Se llaman cóndilos a la superficies laterales, son fácil de palpar, sobre todo si mantenemos la rodilla en flexión

    Meniscos: Ayudan a que la articulación tenga mas estabilidad, aumenta el apoyo y el reparto de las cargas. Estos suelen seguir los movimientos que se producen en la articulación.

    Rodilla: Los ejes de la articulación de rodilla


    Primer grado de libertad y segundo grado de libertad:
    Articulación rodilla

    Rodilla: Componentes de la articulación de la rodilla


    Es una articulación compuesta porque rodeadas por la misma cápsula articular coinciden más de dos superficies articulares. Es una de las articulaciones más complejas del organismo. Las articulaciones que componen la rodilla son tres: articulación femurotibial (entre los cóndilos del fémur y la tibia), articulación femurotuliana (entre la tróclea del fémur y la cara articular de la rótula) y la articulación tibioperonea proximal.

    En los carnívoros, además, existe una cuarta articulación por los huesos sesamoideos del músculo gastrocnemio (que también se engloban por la misma cápsula articular).
    Aunque sólo hay una cápsula articular, existen tres cavidades articulares (cavidad femurorotuliana, cavidad femurotibial lateral y cavidad femurotibial medial). De las tres cavidades, la única que es independiente es la femurotibial lateral. Es una articulación condìlar y permite casi únicamente la flexión y la extensión. La articulación femurotuliana es una tróclea y permite que la rótula se deslice arriba o abajo a lo largo de la tróclea del fémur.

    Algunos músculos que se originan en el fémur y se dirigen distalmente, tienen los tendones de origen rodeados por recesos sinoviales y facilitan su movimiento. Estos músculos son el músculo extensor digital largo (es el más craneal) y el músculo popìtleo (es el más caudal). Tienen recesos que son dependientes de la cavidad femurotibial lateral. En ungulados hay tres cavidades. En el perro están ampliamente comunicadas y se considera una única cavidad articular. La superficie convexa del cóndilo del fémur no coincide con la superficie aplanada del cóndilo de la tibia. Entre ambos se interpone el menisco. Hay dos meniscos (lateral y medial). Son estructuras fibrocartilaginosas que intra articulares. Están directamente en contacto con el ligamento sinovial. Están bañados en sinovia.

    Los meniscos tienen forma de cuarto de luna. El borde cóncavo mira hacia la parte central. Además, tiene forma de cuña y son más gruesos externamente que internamente. Están fuertemente fijados a la tibia. Existen ligamentos que unen ambos meniscos con las áreas intercondíleas de la tibia. El menisco lateral, caudalmente se encuentra unido al fémur mediante el ligamento menisco femoral (que une la parte caudal del menisco a la fosa intercondilea del fémur). La presencia de meniscos facilita que las superficies articulares sean coincidentes. También hay ligamentos extrínsecos (ligamentos colaterales lateral y medial), que unen el epicóndilo correspondiente del fémur con la zona de la tibia bajo el cóndilo correspondiente. Además, también hay ligamentos intrínsecos, ligamentos cruzados que están cubiertos por la cápsula articular (anterior y posterior).

    Rodilla: Clasificación de las articulaciones de rodilla


    Las articulaciones de la rodilla se clasifican en:
    ARTICULACIÓN FEMOROTIBIAL
    ARTICULACIÓN FEMUROROTULIANA
    ARTICULACIÓN TIBIOPERONEA PROXIMAL

    ARTICULACIÓN FEMOROTIBIAL
    La articulación femorotibial conforma la articulación de la rodilla. Como la superficie del fémur y la tibia no se corresponden, se interpone entre ambas superficies una estructura fibrocartilaginosa (menisco) dentro de la cavidad articular. También hay ligamentos que refuerzan externamente la articulación femurotibial (ligamento colateral lateral y medial). La articulación femurotibial también tiene ligamentos intrínsecos, que son los ligamentos cruzados. Se originan en la fosa intercondilea del fémur y toman direcciones divergentes y se cruzan. Son el ligamento cruzado anterior (craneal) y posterior (caudal). El nombre del ligamento viene dado por la zona de inserción. El anterior se inserta en el área intercondilea craneal de la tibia. El ligamento cruzado posterior se inserta en la incisura popítlea de la tibia. Que sean intrínsecos no significa que estén dentro de la cavidad articular, porque siempre están rodeados por la miembro sinovial que los separa. No están bañados en líquido sinovial, al contrario que los meniscos. Los ligamentos cruzados estabilizan la articulación de la rodilla. El ligamento cruzado anterior impide la hiperextensión de la rodilla.

    ARTICULACIÓN FEMUROROTULIANA
    Tiene lugar entre la cara articular de la rótula y la tróclea del fémur. También tiene unos ligamentos que la refuerzan y que unen la rótula con los huesos proximales. La rótula está unida al fémur mediante ligamentos femororotulìanos colaterales lateral y medial. Unen la rótula con el epicóndilo correspondiente del fémur. La rótula está unida a la tibia mediante los ligamentos rotulianos. Unen el vértice y la zona proximal de la rótula con la tuberosidad de la tibia. En las grandes especies (caballo y vaca), los ligamentos rotulianos son tres (ligamento rotuliano lateral, intermedio y medial).
    En las pequeñas especies sólo hay un único ligamento rotuliano que equivale al ligamento intermedio de las grandes especies. Es muy importante para el reflejo rotuliano que permite una exploración neurológica del animal. En carnívoros, la cavidad articular de la rodilla es común para todas las articulaciones. La cavidad femororotuliana es independiente de la cavidad femurotibial en otras especies. Desde la cavidad articular se desprenden algunos recesos sinoviales que rodean al tendón de origen del músculo digital largo.

    ARTICULACIÓN TIBIOPERONEA PROXIMAL
    La articulación tibioperonea proximal está incluida en la misma cavidad articular de la rodilla en el perro. En otras especies, corresponde a la cavidad femurotibial lateral.
    En carnívoros también hay articulación entre el fémur y los huesos sesamoideos. Fibrosas o inmóviles Representación de un disco intervertebral, uno de los tipos de articulación cartilaginosa. Estas articulaciones son uniones de huesos en las que participa un tejido fibroso, uniéndolos, la movilidad de estas articulaciones queda definida por la longitud de las fibras del tejido. A modo de ejemplo cabe citar las articulaciones de la espalda, las del sacro, las del cráneo las partes de la unión entre el parietal, occipital, frontal y temporales, algunas del tobillo y las de la pelvis. Pero las articulaciones de la columna no son del todo inmóviles, ya que son lo suficientemente flexibles como para permitir algún movimiento y mantener su papel de soporte de la columna vertebral.

    Articulaciones fibrosas. Hay tres tipos que son:
    Sindesmosis: Uniones semi inmóviles, donde una membrana une a los huesos.
    Suturas: Pueden ser planas, dentadas o escamosas (se encuentran principalmente en el cráneo).
    Esquindilesis: Articulación fibrosa que se encuentra sólo entre el vómer y la cresta del esfenoides.

    Articulación rodilla: Anatomía de la rodilla


    • La rodilla está diseñada para protegerse de si misma.
    • Flexible y resistente a la vez.
    • Interconectada con 3 articulaciones
    • 3 huesos
    • 2 grupos musculares principales

    Estructuras óseas de la rodilla:
    • Cara medial: Tubérculo del aproximador. Epicóndilo interno del fémur. Cóndilo interno de la tibia
    • Cara anterior: Rótula. Tendón rotuliano. Tuberosidad tibial
    • Cara lateral: Espicóndilo externo del fémur. Cóndilo externo de la tibia
    Articulación rodilla

    Los 2 grupos musculares de la rodilla:
    Articulación rodilla
    Cuádriceps femoral
    Articulación rodilla
    Músculos femorales posteriores

    Irrigación arterial de la rodilla:
    Articulación rodilla

    Drenaje venoso de la rodilla:
    Articulación rodilla

    Inervación nerviosa de la rodilla:
    Articulación rodilla

    Articulación rodilla: Ligamentos de rodilla


    Los ligamentos de rodilla guían los segmentos esqueléticos adyacentes durante los movimientos articulares y las restricciones primarias para la traslación de la rodilla durante la carga positiva. Además, aseguran la estabilidad de la rodilla con los:
    • Ligamentos cruzados anterior
    • Ligamentos cruzados posterior
    • Ligamento colateral externo o peroneo
    • Colateral interno o tibial

    El uso excesivo de la articulación de la rodilla suele generar inflamación del tendón rotuliano, que además deriva en una tendinitis rotuliana. Esta lesión es frecuente en los deportistas y por ello es fundamental tomar las precauciones necesarias para evitar la tendinopatia. Si nos encontramos ante este tipo de lesiones, es necesario establecer pautas de recuperación que nos guíen y orienten. A parte de las fases de de recuperación y reentrenamiento al esfuerzo que debe seguir el deportista, es fundamental una fase paralela de mantenimiento de la condición física de todos aquellos aspectos que puedan trabajarse sin agravar la lesión ni impedir su mejoría por ejemplo; quienes sufren tendinitis en un solo tendón. El entrenamiento de la pierna no lesionada debe seguir siendo el mismo, aunque con alguna modificación. No se debe cometer el error de abandonar el trabajo de la pierna sana en espera de la recuperación, ya que entonces nos encontraríamos en la necesidad de recuperar las dos piernas en vez de una.

    Articulación rodilla: La cápsula articular de la rodilla


    La cápsula articular es una cubierta resistente que envuelve la pierna inferior del fémur y la pierna superior de la tibia, manteniéndolas en contacto y constituye las paredes poco resistentes del hueco de la articulación. En una cara profunda esta doblada por la sinovial.

    La inserción en la plataforma tibial
    La inserción en la plataforma tibial pasa por delante y por los lados externo e interno de las superficies articulares: La línea de inserción se desvía enseguida hacia el interior de la superficie retrospinal, en contacto con las glenoideas, luego pasa entre las dos espinas tibiales para rodear la superficie de inserción tibial del ligamento cruzado antero externo. De este modo, las inserciones tibiales del ligamento cruzado antero externo y del ligamento cruzado posterior interno quedan fuera de los límites de la cápsula.

    La inserción femoral de la cápsula
    Por delante: Forma un fondo de saco profundo.
    A los lados: La inserción capsular transcurre a lo largo de las caras de la tróclea, donde forma los fondos de saco latero rotuliano para luego recorrer el límite cartilaginoso de los cóndilos;
    Por detrás y por arriba: La línea de inserción capsular perfila el borde posterior del cartílago cóndilo por debajo de la inserción de los gemelos; de este modo la cápsula recubre la cara profunda de estos músculos a los que separa de los cóndilos.
    En la escotadura intercondílea: La cápsula se fija en la cara axial de los cóndilos, en contacto con el cartílago y en el fondo de la escotadura. En la cara axial del cóndilo interno, la inserción de la capsula pasa por debajo de la inserción femoral del ligamento cruzado posterior. En la cara axial del cóndilo externo, la cápsula se fija entre el cartílago y la inserción femoral del cruzado antero externo.