Artroscopia de la rodilla


Artroscopia rodilla: Artroscopia rodilla destacada. Imágenes de artroscopia. Encuentra una extensa colección de artroscopias de rodilla. Dolor de rodilla. Tratamientos y rehabilitación rodilla. Cirugía de rodilla. Lesiones de rodilla. Aliviar el dolor con terapia de rodilla. Características de artroscopia rodilla. Consejos para después de la cirugía de rodilla. Artroscopia de meniscos y ligamentos.

Puntuación de los usuarios:

Valoración 9.2 9.2 basado en 83 opiniones

rodillas


Dolor rodilla


  • Artroscopia: ¿Cómo funciona la rodilla?


    Una rodilla sana se puede doblar y girar fácilmente. La articulación absorbe la tensión y se mueve sin dificultad. Esto le permite caminar, agacharse y girarse sin dolor.

    La rodilla es una articulación de rotación, que se forma donde el hueso del muslo (fémur) se encuentra con la espinilla (tibia). La articulación está cubierta de un tejido suave e impulsada por unos músculos grandes. Cuando todas las partes que acabamos de mencionar están sanas, la rodilla debería moverse con facilidad.
    • El cartílago es una capa de tejido suave que cubre los extremos del hueso del muslo y de la espinilla. También cubre la parte de atrás de la rótula. Un cartílago sano absorbe la tensión y permite que la rodilla se mueva fácilmente.
    • Los músculos impulsan el movimiento de la rodilla y la pierna.
    • Los tendones sujetan los músculos a los huesos.
    • Los ligamentos son bandas de tejido que conectan los huesos y aseguran la articulación.
    Artroscopia rodilla
    La rodilla


    Artroscopia: Antes de la artrocopia (cirugía de rodilla)


    El personal médico le ayudará a prepararse para la artroscopia. Tal vez le pidan los resultados de sus chequeos recientes o de las pruebas especiales que se hayan hecho. Le informarán cómo debe prepararse en su casa antes de la cirugía; alguien le explicará también el tipo de anestesia que le van a poner. Por último, le dirán si debe hacer planes para pasar la noche en el hospital.

    Artroscopia: Los preparativos de la cirugía de rodilla


    • Hágase todas las pruebas que ordene su cirujano.
    • Durante las 12 horas anteriores a la operación, no coma ni beba nada, ni siquiera café, agua o chicle.
    • Deje de tomar antiinflamatorios (como la aspirina) 7-10 días antes de la operación.
    • Pregunte de antemano si puede tomar sus medicamentos rutinarios el día de la cirugía.
    • Si usted fuma, ahora es un buen momento para dejar de hacerlo. Esto disminuirá el peligro de que surjan complicaciones quirúrgicas.
    • Consiga a un amigo o familiar adulto que lo conduzca a su casa después de la operación.

    Artroscopia: Anestesia de la artroscopia de rodilla


    Antes de la operación, le informarán el tipo de anestesia que le pondrán para que usted no sienta dolor durante la artroscopia. La anestesia general lo hace dormir por completo durante la cirugía, mientras que la anestesia regional o local le duerme sólo una parte del cuerpo. Estas últimas podrían administrarse junto con medicamentos que lo ayudarán a relajarse.

    Artroscopia: Riesgos de la artroscopia (poco frecuentes)


    • Sangrado excesivo
    • Coágulos de sangre
    • Infección
    • Avería de los instrumentos
    • Daños a los nervios y los vasos sanguíneos
    • Necesidad de cambiar a la cirugía abierta (que requiere una incisión más grande)

    Los problemas de la rodilla pueden ser el resultado de una debilidad estructural, del uso excesivo o de un mal movimiento. También pueden ser parte del envejecimiento natural. Cualquiera que sea la causa, es frecuente que los problemas de la rodilla se diagnostiquen y traten con éxito utilizando la artroscopia, una técnica que permite al médico ver con claridad dentro de la rodilla por medio de una incisión pequeña.

    A través de pequeñas incisiones (portales) se inyecta líquido y se inserta el artroscopio y los instrumentos. La cámara acoplada al artroscopio permite a su médico ver la articulación de la rodilla en una pantalla.
    Artroscopia

    Artroscopia: El artroscopio, instrumento de cirugía


    El artroscopio es un instrumento que se usa para mirar directamente dentro de las articulaciones. Esto lo hace útil tanto para el diagnóstico como para el tratamiento. El artroscopio contiene un conducto para los líquidos y fibras de vidrio recubiertas que enfocan una luz fría intensa dentro de la articulación. Una cámara que está acoplada al artroscopio permite al médico ver en una pantalla una imagen clara de la mayoría de las áreas de la rodilla.

    Artroscopia: Tratamiento de problemas de meniscos


    Reparación:
    Para ciertas roturas es posible que su cirujano intente reparar el menisco. Se suturan los bordes de la rotura para que puedan sanar adecuadamente. O se emplean otros tipos de cierre para reparar el daño. En algunos casos, las reparaciones pueden requerir otra incisión en la parte posterior o lateral de la rodilla.

    Extirpación:
    En la mayoría de los casos el cirujano quitará la parte dañada del menisco. Puesto que el menisco no vuelve a crecer, se quita la menor cantidad posible de tejido. El cartílago articular se hará cargo de servir como amortiguador para la articulación de la rodilla.
    Artroscopia rodilla: meniscos

    Artroscopia: Cirugía para tratar lesiones del ligamento cruzado anterior


    El ligamento cruzado anterior es una banda de tejido resistente y fibroso que estabiliza la rodilla. Las lesiones a este ligamento suelen producirse cuando la rodilla sobrepasa su amplitud normal de movimiento; exceder estos límites puede estirar o desgarrar el ligamento, de forma parecida a como se deshilachan las fibras de una cuerda. Las lesiones graves a menudo requieren una operación quirúrgica para reparar el ligamento.
    Artroscopia rodilla: ligamentos
    Durante la operación de rodilla: El tipo de operación más común para tratar una lesión del ACL es la reconstrucción, que consiste en reemplazar el ligamento desgarrado por nuevo tejido (un injerto). El tejido injertado puede ser un ligamento o tendón procedente de su propia rodilla ("autoinjerto") o de un donante ("aloinjerto"). Para reconstruir su ACL, el médico podría combinar la cirugía abierta con la técnica de artroscopia. Durante la artroscopia, el médico usa una diminuta cámara para mirar dentro de su articulación. Se usan unos instrumentos introducidos a través de pequeñas lesiones para reparar la articulación.

    Artroscopia: Consejos para después de la cirugía rodilla


    Una vez en casa, usted es el principal protagonista de su recuperación. La rodilla sanará antes, si la cuida bien, y si se recupera antes podrá volver más pronto a sus actividades normales. Siga las instrucciones de su médico sobre cómo cuidar la rodilla después de la operación.
    Artroscopia rodilla: cirugía
    Mantener la rodilla elevada y aplicar hielo ayuda a disminuir el dolor y la hinchazón.

    La recuperación en casa:

    • Aplique una bolsa de hielo a la rodilla y elévela por encima del nivel del corazón tal como le indicaron.
    • Durante los primeros días es posible que su médico le recomiende que no apoye nada de peso en la rodilla. Puede tener que usar un bastón, muletas o un andador según le recomiende el médico.
    • El médico también podría recetarle medicamentos para el dolor o antiinflamatorios.
    • Para evitar infecciones, mantenga secas las incisiones, usando una bolsa plástica al aplicar hielo a la rodilla o al ducharse.

    Para reforzar la rodilla:
    Su médico podría indicarle que haga ejercicios, posiblemente usando pesas. Para ayudar a fortalecer la rodilla, siga estos consejos:
    • Comience lentamente y después aumente las repeticiones según le recomienden.
    • Tome paseos cortos y frecuentes cada día. Pregunte a su médico qué distancia debe caminar y con qué frecuencia.
    • También le pueden recomendar fisioterapia para reforzar la rodilla y aumentar su rango de movimiento.

    El procedimiento de la artroscopia:
    • Es posible que le hagan análisis de laboratorio antes de la cirugía y le pidan que no coma ni beba nada desde 10 horas antes de la cirugía.
    • Al comienzo del procedimiento, recibirá un anestésico, el cual lo hará dormir (anestesia general), que no sienta nada de la cintura para abajo (anestesia regional), o que no sienta nada en la rodilla (anestesia local).
    • Luego, su médico le hará unas cuantas incisiones (portales) en la rodilla.
    • Se le insertará un líquido estéril a través de un portal o del artroscopio para agrandar la articulación de la rodilla y hacer más fácil ver y trabajar dentro de la rodilla.
    • Mediante el uso del artroscopio, su médico confirmará el tipo y el grado del daño.
    • Siempre que sea posible, su médico tratará la rodilla durante la artroscopia para lo cual usará instrumentos quirúrgicos tales como rasuradoras o dispositivos térmicos.

    Artroscopia: Rehabilitación de la cirugía de rodilla


    A usted le han hecho una artroscopia de rodilla. En este procedimiento quirúrgico se practican pequeñas incisiones para ubicar, identificar y tratar problemas en la rodilla. Estos problemas incluyen la presencia de fragmentos sueltos, espolones óseos, osteocondritis disecante y sinovitis. Los siguientes consejos le ayudarán a recuperarse más rápidamente de la cirugía.

    Actividad:
    • No maneje un automóvil hasta que su médico le diga que puede hacerlo. Nunca maneje mientras esté tomando medicamentos contra el dolor que contengan narcóticos.
    • Tome los medicamentos contra el dolor exactamente como le indiquen. No espere hasta que el dolor se agrave antes de tomarlos y no beba alcohol mientras los esté tomando.
    • Siga las instrucciones de su médico acerca del peso que puede soportar en la pierna. Es posible que el médico le ordene que use muletas para evitar el peso sobre la rodilla afectada.
    • A menos que el médico le indique lo contrario, comience a usar la rodilla afectada tanto como pueda tolerarlo una vez que hayan transcurrido 3 días desde la operación.
    • Doble lentamente y enderece la pierna afectada tanto como pueda, a menos que el médico le indique lo contrario. Haga este ejercicio varias veces al día.
    • Repose la rodilla acostándose y manteniéndola apoyada sobre almohadas durante los primeros 3 días después de la cirugía. Mantenga el tobillo elevado por encima del nivel del corazón. Esto le ayudará a controlar la hinchazón.
    • Siga las instrucciones de su médico acerca del cuidado de la abrazadera, inmovilizador o vendaje elástico que esté usando.
    • Flexione el pie y gire el tobillo tanto como le sea posible durante las primeras semanas después de la cirugía. Asimismo, mueva los dedos del pie tanto como pueda.

    Cuidado de la incisión:
    • Revise diariamente la incisión para ver si tiene enrojecimiento, sensibilidad o secreción.
    • No se alarme si observa un poco de amoratamiento o hinchazón de la rodilla, o si hay una pequeña cantidad de sangre en la venda.
    • Ajuste la venda o la abrazadera según lo necesite para que dé soporte a la rodilla, pero sin que quede demasiado apretada.
    • No sumerja la herida quirúrgica en agua (jacuzzis, bañeras, albercas, piscinas, etc.) hasta que el médico le diga que puede hacerlo.
    • No se duche hasta que hayan transcurrido 2 días desde la operación. A partir de entonces, dúchese según lo necesite. Cubra la rodilla con un plástico para evitar que se moje la venda o la abrazadera. Una vez que le hayan quitado la venda, siga las instrucciones de su médico para cuidar la herida. Y siéntese en un banco de ducha para prevenir las caídas mientras se ducha.
    • Use una bolsa de hielo o de chícharos congelados, o algo similar envuelto en un paño delgado para reducir la hinchazón. Mantenga el pie elevado mientras aplica hielo a la rodilla. Aplique el hielo durante 20 minutos y luego quítelo durante otros 20 minutos. Repita esto las veces que sea necesario. El hielo ayuda a reducir la hinchazón.

    Otras precauciones postcirugía:
    • Organice su casa de tal manera que las cosas que necesita usar estén a la mano.
    • Quite las alfombrillas, los cables eléctricos y cualquier otra cosa que pueda hacerle caer.
    • En el cuarto de baño, use alfombras antideslizantes, agarraderas, un inodoro elevado y una silla o banco en la ducha.
    • Use un bastón, muletas, una andadera, pasamanos o barandas hasta que haya mejorado su equilibrio, flexibilidad y fuerza, y pueda poner peso en la pierna. Y recuerde pedir ayuda a los demás cuando la necesite.
    • Use una mochila, un delantal o bolsillos para llevar sus cosas, a fin de mantener las manos libres para el equilibrio.

    Artroscopia: Terapia de rodilla después de la artroscopia rodilla


    Su cirujano podría ordenarle ejercicios de fisioterapia. Esto puede ayudar a aliviar el dolor, mejorar la amplitud del movimiento y aumentar su fuerza. Su fisioterapeuta le diseñará un programa basado en su problema en la rodilla y los objetivos para su recuperación.
    Artroscopia: terapia rodilla

    Su trabajo con el fisioterapeuta:
    Su fisioterapeuta puede ayudarle a establecer metas y alcanzarlas, pero el que su recuperación tenga éxito dependerá únicamente de usted. Siga las instrucciones y preséntese a todas sus citas.

    Tipos de fisioterapia:
    Para ayudarle a sanar, su fisioterapeuta puede usar uno o varios de los métodos siguientes:
    • Terapia manual. Puede incluir ejercicios de estiramiento o masajes para reducir la rigidez y aumentar la flexibilidad de las articulaciones. Tal vez incluya también ejercicios que desarrollan la resistencia muscular venciendo cierta presión.
    • Aparatos de pesas. Estos aparatos ejercitan y fortalecen grupos de músculos específicos.
    • Ejercicios en cadena cinética cerrada. Ayudan a fortalecer y estabilizar las articulaciones, obligando a mantener una parte del cuerpo inmóvil mientras se mueve el resto. Las flexiones de piernas son un ejemplo de este tipo de ejercicios.
    • Ejercicios aeróbicos. Incluyen montar en bicicleta y caminar. Fortalecen los músculos de las piernas así como el corazón y los pulmones.
    • Estimulación eléctrica (según la necesidad). Se usa una corriente eléctrica indolora para aliviar el dolor, disminuir la hinchazón y desarrollar los músculos.
    • Ultrasonido (según la necesidad). Se usan las ondas sonoras para ayudar a sanar el tejido lesionado.