Rehabilitación de la rodilla


Rehabilitación rodilla: La articulación de la rodilla puede permanecer estable cuando es sometida rápidamente a cambios de carga durante la actividad, lo cual puede provocar una lesión de rodilla. Las lesiones de rodilla suelen ser de ligamentos y meniscos. Rehabilitación rodilla destacada. Imágenes de rodilla. Encuentra una extensa colección de rehabilitaciones de rodilla. Dolor de rodilla. Tratamientos y ejercicios rodilla. Lesión de meniscos y ligamentos. Fisioterapia de rodilla. Aliviar el dolor de rodilla con ejercicios de rehabilitación.

Puntuación de los usuarios:

Valoración 9.2 9.2 basado en 83 opiniones

rodillas


Dolor rodilla


  • Rehabilitación rodilla: ¿A qué sirve la rehabilitación de rodilla?


    La rehabilitación de rodilla con ejercicios sirve para:
    • Estimular el flujo sanguíneo de la zona, lo que acelera el proceso de curación.
    • Aliviar la rigidez articular secundaria a la inmovilización.
    • Prevenir la atrofria y el debilitamiento de los músculos afectados por la inactividad.

    Debido a la complejidad articular de la rodilla, es esencial que los deportistas que han sufrido una lesión en ellas se planteen una rehabilitación completa. Sin este soporte rehabilitador es altamente probable que la rodilla vuelva a lesionarse.

    Rehabilitación rodilla: ¿Cuando empezar la rehabilitación de rodilla?


    La rehabilitación debe comenzar lo antes posible para prevenir la perdida de movilidad y fuerza de la rodilla; la inactividad protectora tras una lesión de rodilla produce disminución de la movilidad y déficit de fuerza que necesitan ser restaurados antes de volver a la actividad deportiva (el retraso de la rehabilitación supone el retraso del retorno del deportista a su actividad).

    Tras una lesión de rodilla que no requiere cirugía o inmovilización prolongada, los ejercicios de movilidad deben comenzar tan pronto como disminuyan el dolor y la inflamación –por lo general, no más de 48 h. después de comenzar los síntomas y con frecuencia, tan pronto como a las 24 horas- Incluso después e algunos tipos de cirugía –por ejemplo la cirugía reparadora de la rotura de menisco- los ejercicios de la rodilla deben comenzar a las 24 horas.

    Con otros tipos de cirugía como la reparación del ligamento cruzado, estos ejercicios deben comenzar unos 5 días después de la operación, y nunca más tarde de 2-3 semanas. Al paciente se le debe colocar una inmovilización que pueda ser retirada para realizar la fisioterapia o una rodillera articulada que permita un cierto grado de movilidad.

    Rehabilitación rodilla: ¿Es seguro la rehabilitación de rodilla?


    El ejercicio es el modo más efectivo de rehabilitación para preparar a un atleta lesionado para su vuelta al deporte. En fisioterapia también se emplea hielo, calor superficial, calor húmedo, masaje, estimulación eléctrica y manipulación física de la rodilla para estimular la curación y que se realicen los ejercicios del modo más confortable.

    Rehabilitación rodilla: El tratamiento de rehabilitación de la rodilla


    El nivel de intensidad de comienzo depende de la gravedad de la lesión. Los ejercicios de movilidad postquirúrgicos, usualmente comienzan en el nivel uno; en este nivel, son “activos asistidos” –el fisioterapeuta ayuda al paciente a utilizar la fuerza de la pierna para mover sus rodillas a través de un rango de movilidad aceptable-. Si la lesión es demasiado grave el paciente tiene que realizar ejercicios “pasivos asistidos” –el fisioterapeuta mueve la rodilla lesionada a través de sus posibles rangos de movilidad-. Las maquinas de moviendo pasivo continuo pueden ser utilizadas por el propio paciente en su domicilio para realizar la movilidad pasiva.

    Rehabilitación rodilla: Etapas de la rehabilitación de la rodilla


    Bajo la dirección de un fisioterapeuta, estos ejercicios pueden por lo general, comenzar inmediatamente después de la cirugía. La isometría ayuda a mantener la fuerza en los principales músculos de la rodilla sin llegar a comprometer el proceso de curación al modificar la longitud del músculo.
    En las fases iniciales del programa de rehabilitación, la meta principal es restablecer la movilidad y la secundaria, prevenir la atrofia muscular. A medida que avanza el programa rehabilitador se van incluyendo más ejercicios de fortalecimiento. Los ejercicios de movilidad y fortalecimiento siempre deben hacerse sin la presencia de dolor; cualquier ejercicio que produzca dolor debe ser interrumpido.

    Los siguientes son los ejercicios más efectivos utilizados para la rehabilitación de la rodilla tras una lesión.
    Los atletas con lesiones de rodillas moderadas o leves pueden comenzar los ejercicios del nivel dos.

    Rehabilitación rodilla: Nivel 1 - Ejercicios de rehabilitación de la rodilla


    Tras un tratamiento quirúrgico, las terapias de movilización activa asistida o pasiva asistida se utilizan como punto de partida de la rehabilitación. El fisioterapeuta debe movilizar la rodilla del paciente a través de sus principales movimientos –flexión y extensión-.
    La rodilla debe moverse solamente entre los límites de movilidad que no comprometan la estabilidad de la cirugía. La terapia isométrica y de movilidad asistida debe continuar solo hasta que el paciente sea capaz de utilizar su propia fuerza para hacer los ejercicios del siguiente nivel.

    Rehabilitación rodilla: Nivel 2 - Ejercicios de rehabilitación de la rodilla


    Cuando el paciente es capaz de mover por si mismo su rodilla lesionada, pueden llevarse a cabo los ejercicios del nivel dos de movilización articular de la rodilla y de fuerza y flexibilidad de los músculos del muslo. Los ejercicios de este nivel pueden usarse como punto de comienzo para rehabilitar lesiones de rodillas de moderadas a graves que no han necesitado cirugía.

    Ejercicio 1: Movilización de la rodilla utilizando los músculos extensores.
    Sentado en el suelo, colocar un grueso rollo de papel enrollado debajo de la rodilla lesionada. Tensar los músculos del muslo y subir el pie hasta la extensión completa de la rodilla, que debe estar en contacto permanente con el rollo de papel. Mantener esta posición durante 10 segundos y descansar 5.

    Ejercicio 2: Movilización de la rodilla utilizando los músculos extensores.
    Como en el ejercicio anterior, pero sin emplear ningún rollo de papel.

    Ejercicio 3: Movilización de la rodilla utilizando los músculos flexores.
    • Sentado sobre una mesa o silla alta con las piernas colgando. Colocar el tobillo de la pierna sana detrás del talón de la pierna lesionada y flexionar esta el máximo posible (utilizar la pierna sana para guiarla hacia la posición de comienzo).
    • Mantener 10 segundos y repetir.

    Ejercicio 4: Movilización de la rodilla utilizando los músculos flexores.
    Tumbados boca abajo, flexionar la pierna lesionada hacia atrás lo más posible.o Volver a la posición de partida y repetir.

    De cada uno de los ejercicios precedentes deben efectuarse de 1 a 3 repeticiones 3 veces al día.

    Ejercicio 5: Fortalecimiento de los músculos extensores de la rodilla.
    • Tumbado boca arriba, contraer los músculos del muslo del lado lesionado y estirar la rodilla subiendo y bajando la pierna, en 10 repeticiones.o Descansar 30 segundos y realizar 10 series.
    • Incrementar la intensidad aumentando el número de repeticiones de 10 a 20, de 20 a 30, de 30 a 40 y así sucesivamente.

    Ejercicio 6: Fortalecimiento de los músculos flexores de la rodilla.
    • Sentado en el suelo, con la rodilla lesionada en flexión, con el talón al nivel de un tope que coincida con la vertical de la rodilla (sentado sobre un colchón o colchoneta gruesa se consigue mejor esta posición).
    • Comenzar el ejercicio con la rodilla estirada llevando el tobillo hacia atrás hasta que contacte con el tope y presionar contra el 10 segundos.o Descansar 5 segundos y repetir 5-10 veces.

    Rehabilitación rodilla: Nivel 3 - Ejercicios de rehabilitación de la rodilla


    Cuando el paciente puede hacer los ejercicios del nivel dos sin dificultad ni dolor, pueden comenzar los ejercicios del nivel tres. Estos pueden utilizarse como punto de partida de las lesiones leves. Comprenden ejercicios dinámicos de fortalecimiento de los músculos del muslo y de flexibilidad del cuadriceps, músculos de la ingle, flexores de la pierna y músculos externos del muslo.

    Ejercicio 1: Movilización de la rodilla utilizando los músculos flexores.
    • Tumbado boca arriba en el suelo o sobre una colchoneta, con el pie de la pierna lesionada apoyado contra la pared.
    • Dirigir el pie hacia abajo al mismo tiempo que se flexiona la rodilla.o Repetir.

    Ejercicio 2: Movilización de la rodilla utilizando flexores.
    • De pie, con el pie del lado lesionado sobre una silla o banco (la rodilla debe estar flexionada en 90º).
    • Lentamente inclinarse hacia delante de tal modo que se reduzca el ángulo de flexión.o Mantener 10 segundos y repetir.

    Ejercicio 3: Fortalecimiento de la rodilla utilizando los músculos extensores.
    Colocar un manguito de peso en el tobillo de la pierna lesionada y sentarse en una mesa o silla alta con las piernas colgando.o Estirar y flexionar la rodilla 10 veces; descansar 5 segundos y repetir.

    Ejercicio 4: Fortalecimiento de la rodilla utilizando los músculos extensores.
    • De pie, con la espalda contra la pared, flexionar las rodillas de tal forma que la espalda se deslice hacia abajo suavemente.
    • Mantener la posición final de rodillas flexionadas 10 segundos.o Gradualmente, aumentar el tiempo en esta posición.

    Ejercicio 5: Fortalecimiento de la rodilla utilizando los músculos flexores.
    Colocar una banda elástica alrededor de las patas delanteras de una silla.o Sentarse en esta silla y presionar la pierna lesionada hacia atrás contra la banda. Mantener 10 segundos, descansar 5 y repetir.

    Ejercicio 6: Fortalecimiento de la rodilla utilizando los músculos flexores.
    • Colocar un manguito de peso en el tobillo de la pierna lesionada.o Tumbarse boca abajo y flexionar la rodilla rápidamente hacia atrás 10 veces. - Descansar 5 segundos y repetir.
    • Aumentar la intensidad utilizando manguitos con peso cada vez mayor.

    Ejercicio 7: Flexibilidad de los músculos extensores de la rodilla.
    • Tumbados boca abajo, agarrar el tobillo de la pierna lesionada y empujarlo hacia las nalgas, asegurándose que el muslo permanezca contra el suelo.
    • Cambiar de pierna y repetir.

    Ejercicio 8: Flexibilidad de los músculos flexores de la rodilla.
    • Tumbado boca arriba frente a una puerta abierta con las nalgas lo más cerca posible del bastidor.
    • Elevar la pierna lesionada de tal modo que repose contra el marco y con la pierna sana asomando al otro lado de la puerta.
    • Estirar la rodilla mientras se extienden los dedos del pie hacia ella.
    • Mantenerse de 5 a 10 segundos, relajarse 3 y repetir.

    Ejercicio 9: Estiramiento de los músculos aductores de la pierna.
    • Sentado en el suelo con las rodillas flexionadas, las plantas del pie juntas una contra otra y los codos apoyados sobre las rodillas.
    • Presionar hacia abajo con los codos de 5 a 10 segundos.

    Ejercicio 10: Estiramiento de los músculos externos del muslo.
    • Sentado en el suelo, con la pierna sana extendida completamente hacia delante.
    • Colocar el pie de la pierna lesionada por fuera de la rodilla de la pierna sana y el codo de la parte sana sobre la cara externa de la rodilla de la pierna lesionada empujándola en dirección a la pierna sana.
    • Mantener de 5 a 10 segundos.
    • Cambiar de pierna y repetir.

    Rehabilitación rodilla: Número de repeticiones de los ejercicios de rodilla


    Repetir estos ejercicios 3 veces al día, comenzando con 10 repeticiones y aumentando gradualmente hasta las 30 (deben hacerse 10 repeticiones con facilidad y sin dolor antes de pasar a la número 11, y así sucesivamente). Cuando resulte cómodo hacer 30 repeticiones 3 veces al día utilizando el peso inicial, aumentarlo en ½ o 1 kilogramo, reduciendo el número de repeticiones hasta 10 y gradualmente irlas aumentando de nuevo hasta 30. Cuando la fuerza de la rodilla lesionada sea la misma que en la sana (y, por asociación, el 95 % de su fuerza original) comenzar poco a poco la práctica deportiva. Sin embargo antes de reiniciarse en el deporte, el deportista debe ser capaz de hacer todas las actividades cotidianas sin dolor ni dificultad y simular los movimientos de la pierna implicados en su deporte. Para reducir la probabilidad de recaída, comenzar el programa de acondicionamiento de fuerza y flexibilidad que sigue a continuación.

    Rehabilitación rodilla: Rehabilitación de lesión de meniscos (fisioterapia)


    La rehabilitación de meniscos lleva de 3 a 4 meses. El primer mes se debe trabajar sin descarga de peso pudiendo uno como kinesiólogo trabajar hasta los 90° sin descarga, no se recomienda buscar lateralizaciones de rodilla o giros antes de los 3 meses de tratamiento, se realizan trabajos de sobrecarga progresivo en el tiempo.

    1° semana de fisioterapia:
    • Puede utilizar muletas según tolerancia
    • Protocolo PRICE
    • Se busca rápidamente la movilidad
    • Se respeta el límite del dolor
    • Fisioterapia antiinflamatoria (laser, crioterapia, electroestimulación de cuádriceps e isquitibiales, etc)
    • Fortalecimiento isométrico.
    Rehabilitación rodilla

    2° semana de fisioterapia:
    • Ejercicios en CCC
    • Propiocepción con distintos elementos
    • Trabajo de todos los grupos musculares
    • Hidroterapia
    • Bicicleta
    • Continúa con la fisioterapia

    3° semana de fisioterapia:
    • Ejercicios de CCC y CCA
    • Propiocepción
    • Trabajo de todos los grupos musculares
    • Trabajo de flexibilidad
    • Comienza trote suave
    • FST según necesidad

    4° semana de fisioterapia en adelante:
    • Continúa con trabajos de fortalecimiento y propiocepción
    • Cambios de ritmo, lateralizaciones, giros, saltos
    • Entrenamiento pliométrico en caso que el paciente practique algún deporte

    Rehabilitación rodilla: Rehabilitación ligamentos de rodilla (fisioterapia)


    1° semana de fisioterapia:
    • Reposo absoluto
    • Frío local durante 15 min cada hora
    • Electroestimulación muscular del cuadriceps
    • Elevación de la pierna con extensión de la rodilla
    • Ejercicios activos de extensión de la rodilla (contracción del cuadríceps isometría)
    • Movimientos pasivos de la rodilla (0-90º)
    • Desplazamiento mínimo (siempre con muletas)

    Entre 1-2 semanas de fisioterapia:
    • Desplazamiento con muletas (carga parcial)
    • Estimular el soporte del peso corporal si se tolera
    • Ejercicios activos de flexión de la rodilla (hasta 90º)
    • Retirada de los puntos.

    Entre 2-3 semanas de fisioterapia:
    • Movilización de la rótula
    • Reeducación de la marcha
    • Marcha sin muletas
    • Ejercicios activos de flexión de la rodilla hasta limitación por dolor
    • Bicicleta estática (cuando la flexión de rodilla sea de 100º)
    • Ejercicios en piscina
    • Estimulación eléctrica muscular.

    Entre 3-5 semanas de fisioterapia:
    • Flexión pasiva de la rodilla
    • Entrenamiento propioceptivo y de equilibrio
    • Ejercicios en cadena cinética cerrada para cuádriceps e isquiotibiales (p.ej. sentadilla, prensa de piernas.)
    • Entrenamiento isocinético
    • Estimulación eléctrica muscular.

    Entre 5-6 semanas de fisioterapia:
    • Trotar, carrera muy suave
    • Inicio de ejercicios de agilidad.

    Entre 7-10 semanas de fisioterapia:
    • Intensificar todo lo anterior
    • Correr recto sobre superficie uniforme.

    A partir de 10 semanas de fisioterapia:
    • Aumento de la agilidad
    • Ejercicios específicos de la actividad deportiva (muy baja intensidad).

    A partir de 3 meses de fisioterapia:
    • Intensificar todo lo anterior
    • Trotar y correr sobre cualquier superficie
    • Correr con giros de 90º, 180º y 360º
    • Quiebros con cambios de dirección de 45º
    • Carrera con aceleraciones y deceleraciones.

    Entre 4-6 meses de fisioterapia:
    • Vuelta a la práctica deportiva habitual.