Dolores rodilla: curar el dolor rodilla

Dolor rodilla

Dolor rodilla: relájate, te explicamos todo

Bienvenido, relájate, te explicamos todo sobre dolores en rodilla. Nunca fue tan fácil descubrir los tratamientos de rodilla, las lesiones, los ejercicios y la artrosis rodilla. Decídete y escoge el tratamiento que te conviene con todas los ejercicios para aliviar el dolor rodilla. Descubre todo sobre rodillas y artrosis. Este portal está destinado a particulares, deportistas, corredores y profesionales sanitarios.

Tratamiento rodilla

Todo el tratamiento dolor rodilla. Descubre cómo aliviar el dolor.
saber más tratamiento rodilla

Lesiones rodilla

Lesiones rodilla. Lesión ligamentos, menisco. Cuidados del deportista.
saber más lesiones rodilla

Artrosis rodilla

Artrosis rodilla: causas, síntomas, tratamiento, aliviar el dolor y más.
saber más artrosis rodilla

Dolor rodilla explicaciones


    ¿Por qué se produce el dolor en la rodilla?

  • La rodilla es una articulación (unión entre 2 huesos) compleja que soporta peso y que le da a su cuerpo flexibilidad, apoyo y un amplio rango de movimiento. La rodilla puede lastimarse debido a traumatismos, artritis o el estrés y desgaste diario. La gota e infecciones también pueden causar dolor en la rodilla.

    El dolor de rodilla es un padecimiento común. Dependiendo del tipo y severidad de daño en las rodillas, el dolor puede ser menor o puede ocasionar molestia severa y discapacidad. Existen varias causas comunes para el dolor en las rodillas y es importante contar con un diagnóstico acertado de la causa para poder administrar el tratamiento adecuado.

    Muchos casos de dolor de rodilla leve se curan con aspirina y reposo. Fisioterapia y rodillera también ayudan a aliviar el dolor de rodilla. Sin embargo, en algunos casos, la rodilla puede requerir cirujía.

    Rodilla dolorosa: Las principales causas de dolor rodilla


    Las causas de dolor de rodilla más comunes son:
    • Lesiones de rodilla (contusión, golpe)
    • Dolor de rodilla anterior
    • Artritis
    • Bursitis
    • Desgarro de menisco
    • Desgarro de ligamento
    • Tendinitis del cuádriceps y rotuliana
    • Lupus y otros trastornos del tejido conectivo
    • Dislocación patelar
    • Quiste de Baker

    Una rodilla dolorosa en distintas regiones e intensidad, es consecuencia de:
    • Sobrecarga
    • Falta de forma durante la actividad física
    • No realizar calentamiento o enfriamiento
    • No realizar suficiente estiramiento

    Aliviar el dolor de rodilla


    Las recomendaciones indicadas para una persona que padece rodilla dolorosa, son principalmente:
    • Descansar y evitar actividades que empeoren el dolor.
    • Aplicar hielo, primero cada hora durante 15 minutos y después, aplicar al menos 4 veces por día.
    • Mantener rodilla elevada para reducir el aumento de volumen, causado posiblemente por edema.
    • Usar un vendaje ACE o mangas elásticas, para reducir el aumento de volumen y brindar apoyo.
    • Ingerir analgésicos y/o antiinflamatorios.
    • Dormir con las rodillas apoyadas en una almohada, o bien, colocarla entre ellas.



    Tratamiento rodilla: ¿Qué hacer en caso de dolor de rodilla?


    Ante la presencia de un dolor leve a moderado, se utilizan tratamientos conservadores como reposo, vendaje, crioterapia (hielo) y antiinflamatorios (Ibuprofeno, Aspirina). Si el dolor es agudo severo, se realizará una punción articular evacuatoria, medidas antiinflamatorias y descarga de la extremidad, para posteriormente colocar una férula de yeso.
    Como medida general, el tratamiento está basado en el reposo articular, lo que permitirá un mejor control sobre el proceso inflamatorio y dolor asociado. Sin embargo, para un tratamiento sea más efectivo, el reposo articular debe ir acompañado de actividad física regular, basada en la realización de ejercicios de fácil aprendizaje y aplicación. Estos ejercicios sirven para mantener las articulaciones flexibles, logrando así evitar la rigidez y limitación articular. Y por otro lado permite trabajar sobre la musculatura de rodilla, proporcionando estabilidad, facilitando movimiento y contribuyendo al control del dolor.

    Síntomas del dolor de rodilla


    Las señales de alerta son dolor o molestias al caminar o flexionar las rodillas, crujido o sonido audible al subir o bajar las escaleras, inflamación, calor o corriente; así como molestia a la hora de pararse si se ha estado mucho tiempo sentado. Si esto llegara a ocurrir es señal de que algo anda mal en los meniscos.

    Lesión de rodilla Síntomas del dolor rodilla
    Bursitis Dolor al realizar ejercicios físicos, que para con el reposo. Calor, tumefacción.
    Tendinitis Dolor en la parte delantera de la rodilla que empeora al subir y bajar escaleras. Tumefacción.
    Daño ligamentos colaterales Dolor intenso e incapacidad funcional. Desplazamiento anormal de la rodilla.
    Ruptura ligamentos cruzados Dolor intenso e incapacidad funcional. Desplazamiento anormal de la rodilla.
    Inflamación grasa de Hoffa Inflamación a ambos lados del tendón rotuliano. En ocasiones después de traumatismo deportivo o postmenstrual.
    Dislocación de Rotula Dolor muy intenso al producirse la lesión, que calma posteriormente, y que se acentúa con cualquier intento de movilizar el miembro luxado. Deformidad: El miembro luxado pierde su relieve y situación normales, desplazándose y localizándose en otros sitios.
    Osteoartritis Dolor. Rigidez matinal.
    Desgarro del cartílago dolor en la parte interior o exterior de la articulación de la rodilla. Crepitaciones, bloqueo, hinchazón intermitente.
    Gota enfermedad Dolor de inicio súbito, intenso opresivo. Articulación caliente, roja.


    ¿Cuándo acudir al médico por un dolor en la rodilla?


    Ignorar un dolor de rodilla y creer que pasará por sí solo es uno de los grandes errores que se comete, pues, según los traumatólogos. Con ello solo se estaría aumentando las posibilidades de sufrir una artrosis severa, que requiere el reemplazo total de rodilla con los dolores y gasto económico elevado que esto implica. “Los dolores de rodilla pueden afectar a niños, adultos y ancianos. Cualquier persona es propensa a sufrirlos, por ello es esencial advertir los síntomas y tratarlo de inmediato”.

    Llame a su médico si usted:
    • No puede soportar peso en la rodilla
    • Ha notado un hinchazón de la rodilla
    • Es incapaz de extender o flexionar la rodilla
    • Ve una deformidad obvia en la pierna o la rodilla
    • Tiene fiebre, además de enrojecimiento, dolor e hinchazón de la rodilla
    • No aguanta de pie porque su rodilla parece "suelta"

    Personas con riego de sufrir dolor de rodilla


    • Dolor más frecuente en varones. Proporción 3,5 : 1
    • Rango de edad de mayor frecuencia de diagnóstico: 21 – 30 años.
    • Profesiones con mayor frecuencia de la patología: deportistas, mantenedores, operarios y albañiles.
    • Más del 69,8% de los afectados presentó una rodilla dolorosa de tipo traumática.
    • La lesión más frecuente fue en los meniscos. En segundo lugar, ósea.
    • Casi 60% de las personas no necesitó cirugía y tampoco rehabilitación.

    Localización del dolor en las rodillas


    La localización del dolor de rodilla puede ayudar a identificar las causas. El dolor en la parte anterior de la rodilla puede deberse a bursitis, artritis o ablandamiento del cartílago rotuliano, como en el caso de la condromalacia rotuliana. El dolor lateral de rodilla comúnmente está relacionado con lesiones a los ligamentos colaterales, artritis o ruptura de meniscos. El dolor en la parte posterior de la rodilla puede ser causado por artritis o quistes, conocidos como los quistes de Baker, los cuales son una acumulación de líquido articular (líquido sinovial) que se forma detrás de la rodilla. El dolor de rodilla generalizado puede deberse a bursitis, artritis, ruptura de ligamentos, osteoartritis de la articulación o infección. Otro problema común de rodilla es la inestabilidad o dislocación, que usualmente está asociada con lesiones o problemas con los meniscos, los ligamentos colaterales o con el movimiento natural de la rótula.

    Dolor rodilla: causas del dolor rodilla
    Imagen de anatomía de la rodilla

    ¿Cómo prevenir el dolor de rodilla?


    Para prevenir el dolor de rodilla, se recomiendan acciones basadas en:
    • Incrementar el nivel de actividad lentamente con el tiempo.
    • Pre-calentar antes del ejercicio y gradualmente volver a la calma.
    • Reemplazo de zapatos deportivos con frecuencia.

    Remedios para el dolor de rodilla


    En caso de dolor de rodilla tolerable (hinchazón leve, andar casi normal) es aconsejable los siguientes remedios con el objetivo de sanar la rodilla:

    Medicamentos antiinflamatorios: Ibuprofeno, Paracetamol, Aspirina y Naproxeno son los medicamentos más usados para calmar el dolor y reducir la inflamación.

    Cremas: Algunas personas encuentran alivio frotando sus rodillas con cremas que contienen ingredientes tales como la lidocaína, un agente anestésico; o la capsicina.

    Hielo: El hielo reduce el dolor y la inflamación. Ideal en lesiones recientes (no funciona en lesiones crónicas). Una bolsa de guisantes congelados funciona bien porque cubre la rodilla entera. También puede utilizar una bolsa de hielo envuelta en una toalla delgada para proteger su piel. Aunque la terapia de hielo suele ser segura y efectiva, no use hielo durante más de 20 minutos en un momento debido al riesgo de daño a su piel y los nervios. Colocar una bolsa de hielo sobre el área afectada durante 15 a 20 minutos cada 4 a 6 horas durante unos 3 a 5 días.

    Descanso: Dejar apartado sus actividades normales reduce las tensiones repetitivas en su rodilla, permite recuperarse de lesiones y ayuda a prevenir el daño. Un día o dos de descanso pueden ser suficientes para dolores leves. Para dolores más agudos es probable que necesite un tiempo de recuperación más grande.

    Compresión. Esto ayuda a prevenir la acumulación de líquido en los tejidos dañados y mantiene una estabilidad y alineación de la rodilla. Busque un vendaje de compresión que sea ligero, transpirable y autoadhesivos. Debe estar lo suficientemente apretado como para apoyar la rodilla sin interferir con la circulación.

    Elevación. Porque la gravedad drena los líquidos que puedan acumularse después de una lesión, elevando la rodilla puede ayudar a reducir la hinchazón. Tratar de apoyar la pierna lesionada en almohadas o sentado en un sillón reclinable.

    Protección. Una rodillera flexible o rígida para dar mayor estabilidad a la articulación y restringir el rango de movimiento.

    Diagnosticar el dolor de rodilla


    Los exámenes realizados para diagnosticar el origen del dolor de rodilla, son principalmente imagenológicos: radiografía de rodilla anteroposterior, lateral, comparativa entre ambas en carga y flexión de 30°, y axiales de patela. Si hay sospecha de rotura de ligamento o menisco, se realiza una resonancia magnética de rodilla.
    Ante existencia de derrame articular de instauración rápida, intenso y limitante, se realiza una artrocentesis. De acuerdo al resultado arrojado por el estudio del líquido sinovial, será el posible diagnóstico a sospechar.
    Otras pruebas de laboratorio que se pueden requerir:
    • Recuento y formula sanguínea, VSG y PCR
    • Uricemia
    • Calcemia, fosfatemia, fosfatasas alcalinas leucocíticas.

    Mitos falsos sobre el dolor de rodilla


    Echarle la culpa al calcio por un dolor de rodilla es un mito que se debe desterrar. También las creencias de que duele porque el líquido se ha derramado por lo que la rodilla se seca. El uso de glucosamina, cartílago de tiburón o infiltración solo disminuye los dolores pero no curan la lesión del menisco.

    Fisioterapia de la rodilla


    El fisioterapeuta necesita considerar ciertos datos fundamentales para un mejor diagnóstico de rodilla dolorosa:
    • Edad y sexo (lesión de meniscos es más frecuente en jóvenes)
    • Dolor (tiempo, comienzo brusco/insidioso, uni/bilateral, localización, factores desencadenantes)
    • Mecanismo: traumatismo directo/indirecto, posición patelar y de la extremidad al momento de la lesión.
    • Signos acompañantes
    • Tipo de cuadro (inflamatorio o mecánico)

    El fisioterapeuta realizar un examen físico de la rodilla:

    Inspección: identificar bipedestación: existencia de cojera y análisis de ejes (valgo, varo, recurvatum). Identificación de decúbito: existencia de atrofias, inflamación, deformidades, y observar aspecto piel.
    Palpación: identificar puntos dolorosos ante presión, tumefacción, calor local y aumento de temperatura.
    Movilidad: observar limitación en extensión (normal 0º) y flexión (normal > 135º).

    Lesiones de rodilla principales: artrosis, ligamentos, tendinitis, meniscos


    Artrosis o artritis de la rodilla
    La artrosis es un proceso inflamatorio y, o, degenerativo que suele afectar a toda la rodilla. Persona predispuesta si antecedentes familiares de artritis, el obeso, los que sufrieron meniscotomía y quienes sufrieron fracturas del miembro inferior.
    Tratamiento: El tratamiento incluye ejercicios cuidadosos de fortalecimiento de los músculos. Vigilancia de la postura, del calzado y los pies. Reducción de peso en el obeso. Fisioterapia. Gel o pomada antiálgica. En fase aguda o inflamatoria, infiltración con corticoides.

    Ligamentos de la rodilla
    Los ligamentos son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. El ligamento cruzado anterior (LCA), uno de los dos ligamentos que se cruzan en el centro de la rodilla, conectando el fémur con la espinilla (tibia) y ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla. La mayoría de las lesiones de ligamentos ocurren durante actividades deportivas y gimnasio. El ligamento puede romperse cuando frenamos repentinamente para cambiar de dirección o pivotamos con el pie firmemente enraizado o extendiendo demasiado la rodilla. Un aterrizaje inestable durante un salto también puede lesionar el ligamento, como en caídas de esquí alpino. Un accidente de coche o de fútbol también puede causar una lesión del ligamento cruzado. Sin embargo, la mayoría de las lesiones de ligamento ocurren sin dicho contacto. Tratamiento: Reposo, hielo, compresión y elevación. La aplicación rápida de frío sobre la lesión reducirá el hinchazón y el dolor. Algunos pacientes colocan un vendaje para inmovilizar la articulación, disminuir el dolor y acelerar la curación. La cirugía artroscópica puede ser necesaria para curar lesiones graves de ligamentos.

    Tendinitis de la rodilla
    La tendinitis es la inflamación de rodilla. Una irritación e hinchazón de un tendón de rodilla, la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso. En muchos casos, también se presenta tendinitis rotuliana (degeneración del tendón). La causa más frecuente de tendinitis es el resultado de una lesión, de sobrecarga o de la edad a medida que el tendón pierde elasticidad. También se puede observar en personas con enfermedades como la artritis o la diabetes.
    Prevención: En prevención se recomienda evitar movimientos repetitivos y sobrecarga de piernas, mantener los músculos fuertes y flexibles, y hacer ejercicios de calentamiento a un ritmo relajado antes de participar en una actividad agotadora.

    Meniscos
    Los meniscos son dos cartílagos que amortiguan y evitan el roce directo de los huesos de la rodilla. Estos, por lo general, se lesionan por un exceso de deporte, (sobreesfuerzo de las rodillas), por degeneración o exceso de uso (se da en ancianos y principalmente cuando hay sobrepeso) o por traumatismo (golpes).
    Todos estos factores hacen que el cartílago de amortiguamiento (menisco) se gaste, provocando dolor y molestias en las rodillas.
    Tratamiento: Para tratar esto es que se recurre a la nueva cirugía artroscópica con radiofrecuencia, que a diferencia de lo que antes se realizaba no requiere anestesia general, ni hospitalización, ni hacer cortes abiertos ya que es mínimamente invasiva (solo se realiza a través de dos pequeños orificios en la rodilla) y el mismo día el paciente se va a casa. El objetivo ya no es sacar el menisco sino remodelarlo.

    Lesión de rodilla: gestos que provocan lesiones con dolor de rodilla


    Un mal movimiento de rodilla suele causar lesiones potenciales con dolor de rodilla:
    • Choque frontal => Lesión de ligamento cruzado posterior.
    • Caída con rodillas en ligera flexión => Lesión de ligamento patelar. Tendón cuádriceps.
    • Caída sobre la rodilla en flexión y el pie en flexión plantar => Lesión de ligamento cruzado posterior.
    • Hiperextensión brusca de la rodilla => Lesión de ligamento cruzado anterior.
    • Hiperflexión brusca de la rodilla => Lesión de ligamento cruzado posterior, ligamento cruzado anterior.
    • Rodilla en hiperflexión o hiperextensión mantenida => Lesión de menisco
    • Traumatismo anterior sobre rodilla => Lesión de bursa prepatelar.
    • Rodilla en semiflexión, valgo forzado y rotación tiblial externa => Lesión de menisco interno, ligamentos.
    • Rodilla en leve flexión, varo forzado y rotación tibial interna => Lesión de menisco externo, ligamentos.
    • Rodilla en extensión y valgo forzado => Lesión de ligamento lateral interno, LCA, LCP.
    • Rodilla en extensión y varo forzado => Lesión de ligamento lateral externo, LCA, LCP.

    Lesión de rodilla: ¿qué hacer en caso de lesión de rodilla?


    • Evitar el apoyo de la articulación en las primeras 48 horas de la lesión.
    • Aplicar hielo (local) durante 20 minutos cada 8 horas.
    • Movilizar activamente la rodilla a tolerancia, con elevación a 30 grados de la extremidad afectada y
    • Movimientos de flexión-extensión 10 repeticiones.
    • Aplicar vendaje elástico no compresivo de forma inicial. En caso de edema evolutivo se recomienda

    Factores de riesgo del dolor de rodilla


    Obesidad. El exceso de peso aumenta el estrés en la articulación de la rodilla. Aumenta el riesgo de osteoartritis acelerada (colapso degenerativo de la articulación).
    Exceso de uso. Puede ocasionar fatiga muscular y estrés excesivo de carga en la articulación. Esto genera una respuesta inflamatoria (mayor flujo sanguíneo y respuesta celular) que daña los tejidos.
    Inestabilidad. Los músculos rígidos o débiles ofrecen menos apoyo a la articulación.
    Problemas mecánicos. Las anomalías estructurales, como tener una pierna más corta que la otra, alineación anormal de los huesos o pie plano pueden aumentar el riesgo de problemas en las rodillas.
    Actividades deportivas
    Lesiones previas y edad

    Ejercicios para la rehabilitación de la rodilla


    ¡Muévete! Para la rehabilitación de la rodilla es imprescindible comenzar con ejercicios que tonifiquen la musculatura que la rodea y sostiene. Evita practicar deportes sin la preparación adecuada: Muy beneficioso resultan los ejercicios en una piscina, ya que se logra movilidad articular con disminución de cargas. No todos los ejercicios se adaptan a las condiciones físicas y estructurales de una persona.

    1.-Realizar flexión y extensión repetida de la rodilla de readaptación
    2.-Desplazarse en cuadrúpeda
    3.-Andar hacia delante y hacia atrás
    4.-Con goma elástica realizar flexión y extensión contra resistencia ligera
    5.-Andar en bicicleta fija, sin carga
    6.-Frente a la espaldera realizar flexión y extensión de las piernas

    Consejos para realizar los ejercicios de rodilla correctamente:
    1.- Utilizar el calzado diseñado para baile aeróbico.
    2. Ejercitarse en pisos que puedan amortiguar el impacto.
    3. Poseer un balance en la proporción de la fuerza muscular entre los músculos agonistas y antagonistas de las extremidades inferiores.
    4. Seguir un progreso y sobrecarga en forma gradual.

    Rodilla del corredor o rodilla de saltador


    EL dolor de rodilla es una de las lesiones más características del corredor. Tanto es así que a esta lesión se le ha denominado “rodilla del corredor” (al igual que la tendinitis rotuliana recibe el nombre de “rodilla del saltador”). Consiste en un dolor en la zona lateral de la rodilla, que aparece típicamente al rodar.

    Origen de la lesión: La fricción entre el borde posterior de la banda iliotibial y el reborde del epicóndilo femoral externo del fémur originan este síndrome. El roce es máximo en torno a los 30º de flexión de la rodilla, por ese motivo molesta más cuando el ritmo de carrera es lento y la rodilla está más tiempo en ese rango de movimiento.

    Diagnóstico: El dolor en la parte externa de la rodilla aparece tras uno o dos días de ligeras molestias que se van intensificando en los rodajes, de manera que a los 10-20 minutos del comienzo el corredor se ve obligado a parar. En reposo no suele molestar, pero la siguiente vez que el deportista sale a correr el dolor aparece en el mismo o menor intervalo de tiempo y se hace más intenso.

    Tratamiento: En primer lugar es totalmente necesario dejar de correr. Las medidas antiinflamatorias (hielo, antiinflamatorios, corticoides y fisioterapia) fracasarán si no se interrumpe la carrera a pie o la bicicleta en el caso de ciclismo. Sólo se autoriza la natación sin patada.

    ¿Cuándo puedo volver a practicar deportes?


    En caso de dolor de rodilla leve, es preferible esperar hasta que la inflamación desaparezca, generalmente al cabo de 1 o 2 semanas. Se recomienda volver a correr con tramos cortos y rápidos, puesto que éstos provocan menos dolor que corriendo a ritmo bajo. Deben evitarse carreras cuesta abajo en las primeras semanas de reincorporación a los entrenamientos. La mayoría de los corredores bien diagnosticados y tratados se recuperan en aproximadamente 6 semanas.

    Artroscopia: ¿Cuándo hay que operar la rodilla?


    No todos los pacientes con dolor de rodilla deben operarse, si hay un diagnóstico temprano con un tratamiento de pastillas y terapia física pueden recuperarse. Igualmente, que hayan tenido una vez un problema de meniscos no impide que vuelva a ocurrir, lo ideal es no sobre exigir a la rodilla.

    Antes de realizar cualquier tratamiento es necesario que el paciente tenga una revisión clínica o examen médico y, en caso de dudas, realizarse una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico. Esta última es la toma de una placa en la que se podrá ver toda la estructura interna de la rodilla con el menisco al detalle. La resonancia magnética no causa dolor y permite conocer con precisión el estado real del paciente. En base a esto es que se define el tratamiento a seguir, que puede ser una cirugía artroscópica con radiofrecuencia para remodelar el menisco o el reemplazo total de rodilla por una prótesis, si el estado es avanzado.

    Las 5 etapas de la artroscopia de rodilla:
    1. La cirugía artroscópica se realiza solo en 20 o 30 minutos, y luego el paciente es vendado. Sale del centro médico caminando ya que no necesita de muletas, silla de ruedas, ni yeso.
    2. Durante la artroscopia, se introduce una pequeña cámara que muestra el menisco a través de los monitores. Junto con la cámara se introduce una punta de radiofrecuencia cuyas ondas de calor remodela el menisco. 3.
    Después de la operación, el paciente debe tener reposo durante dos días. Se puede parar pero solo lo necesario para que la recuperación sea rápida.
    4. El paciente que no haya tenido incisión abierta, evita sangrados posoperatorios, así como dolores, riesgos de infecciones y la toma de antibióticos.
    5. Al tercer día de la operación el paciente debe regresar al centro médico a hacerse terapias físicas que le permita recobrar el movimiento normal y habitual de su rodilla.